Wednesday, July 21, 2004

INSTRUCCIONES PARA LLORAR
 
Julio Cortazar
 
Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará  con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.
 
Un genio...

Tuesday, July 20, 2004

EL TANABATA MATSURI
 
Cuenta la leyenda que el Emperador del Cielo, Ten Kou, tenía una hija, la princesa Orihime, a quien le encantaba tejer y por lo tanto se dedicaba a crear los vestidos para las divinidades que habitaban el cielo. Cierto día, buscando sedas para continuar con su trabajo, se acercó a orillas del Amanogawa, río del cielo, y al hacerlo vió a un pastor en la otra orilla, Hikoboshi. Inmediatamente quedaron prendados uno del otro y, aquí hay divergencia en las versiones que nos han llegado puesto que no se sabe si fue con la anuencia o renuencia del padre, pero al final accedió a traer al novio de la otra orilla del río celestial y los enamorados se casaron. Sin embargo, era tal la felicidad de la pareja que descuidaron sus obligaciones a lo que Ten Kou respondió separándolos nuevamente, permitiéndoles reunirse una vez por año si es que ambos cumplían con sus labores, de lo contrario haría llover para que el río ya crecido no permitiese el encuentro.
 
Hasta ahí la leyenda. La referencia real que tenemos es que, para los que conocen algo de astrología, la princesa Orihime es la estrella Altair y el pastor Hikoboshi es la estrella Vega, quienes se encuentran permanentemente separados por el Amanogawa o la Vía Láctea y sólo hacen la conjunción una vez al año, fenómeno que puede ser contemplado sólo si el cielo está despejado (debe anotarse que esta es la época más lluviosa del año en el Japón).
 
Hasta ahí la historia andaba en manos de los dioses, quienes se supone que saben lo que hacen, después de todo por algo son dioses; pero como siempre el hombre, este hijo de dioses, se metió donde no lo llamaron y todos los años se dedica a alcahuetear el encuentro entre los amantes atando tiras de papel que se supone le permitirán a la princesa, debe ser porque es más ligera, cruzar el río llueva o truene. Pero, otro pero, tampoco se la ponen tan fácil a la Orihime, sino que en las tiras de papel se inscriben los deseos que se supone la princesa debe cumplirnos a los desinteresados colaboradores de su amor eterno.
 
En la actualidad, este leyenda se reduce a un montón de gente vestidos a la usanza antigua, llenando de papeles los árboles, cantando y gritando mientras cargan en andas tambores, muñecos (una amiga me comentó que este año vió un pika chu trepado en el anda) y no sé qué otras cosas y beben como condenados hasta quedar embriagados, total así son las fiestas de los pobres mortales. Que si los amantes se reúnen? me imagino que sí, porque al final de la noche se ven fuegos artificiales estallando en el cielo.
 
Otras cosas: Ayer arrivamos a los 39 grados y medio...y eso que el mes más caluroso del año es agosto.

Monday, July 19, 2004

VOLVIENDO...
 
Ya casi terminamos la mudanza, así que ya puedo intentar volver a mis costumbres, como archivar mi vida a la vista pública en blanco y negro y naranja...Es increíble como en seis meses uno se puede llenar de tantas cosas, cosas que no sabes cómo llegaron, no sabes cómo te vas a llevar y menos dónde vas a meter cuando llegues, pero no importa, lo importante es que ya comenzamos una vida de matrimonio...esperemos a ver cómo nos va.
 
Otras cosas: La temporada de lluvia está terminando y el calor va en aumento, ya llegamos a los 38 grados...hasta dónde subirá el mercurio??

Friday, June 25, 2004

CHIRI

Cuando andaba en segundo grado de primaria, allá con unos seis o siete años, siempre había una niña con dos colas de caballo que estudiaba conmigo, otras ocasiones la encontraba de visita en casa y cuando se hacía habitual en mi mundo desapareció de mi vida...a esa edad como que las conexiones en ciertas partes de la cabeza no funcionan muy bien, así que con el tiempo la olvidé.

Ya estando en la mitad del tercer año de secundaria, persiguiendo los primeros amores, de pronto un día me la encontré en casa; ya no era una niña, por supuesto, ni tenía las dos colitas...resultó ser una "prima de cariño", quien había perdido a su padre en los años que desapareció, y que ahora volvía a Lima y a estudiar en "mi" colegio. Una chica linda...y con la carga del recuerdo más linda aún, pero...siempre hay un pero...yo ya andaba tras de otra mujercita y para terminar de ser coherentes, me quedé en el puede ser...salíamos, conversábamos y hasta parecíamos enamorados, sin embargo sólo eso "parecíamos" pero con unas ganas tremendas de serlo, como sea se quedó como una tarea pendiente que nunca hice ni presenté en el "cole".

Siempre nos veíamos hasta que a los dieciocho años, ella cumple años un día antes que yo, me enteré por boca de terceros que andaba con un tipo de unos cuarentaitantos, con todo el derecho que me otorgaba lo que pudo ser y nunca fue, me fui derecho a reclamar una explicación...y la verdad es que no hubo ninguna...o será que yo no quise entenderla, el punto es que a pesar de las disculpas que se me ofrecieron, aún no sé por qué se disculpaba, y desde la cúspide de la moral me dediqué a cuestionarla y criticarla por la relación que mantenía...ahora entiendo que la herí demasiado, pero entonces no importaba...yo tenía razón y ella estaba portándose como una cualquiera...huelga decir que no nos vimos más...a los meses supe que viajó a Estados Unidos con el cuarentón y para peor una vez allá no duró más de un tiempo con esa pareja...mis conclusiones eran correctas...era una chica fácil.

Pero el tiempo pasa y te enseña... ahora hay que pensar... vamos por partes... la vida te da algunos dones al nacer, algunos son inteligentes, otros son atractivos, otros tienen facilidad de palabra, cantan, bailan, actúan o qué sé yo...en cualquier caso tienes que explotar lo que Dios te da...si sabes cantar y cantas bien te haces estrella, si eres inteligente y puedes hacer que la gente trabaje para tí eres más inteligente y así...en el caso de ella su don era la belleza y eso era lo que explotó, sería tonta si no lo hubiese hecho...y el tonto fui yo que no supe ver las cosas y sólo me queda pedir perdón, espero que puedas disculparme.

Tuesday, June 22, 2004

ALGO ASÍ COMO UN CUENTO

Si esto fuese un cuento, debería comenzar por el principio, diciendo que se trata sobre un hombre que alguna vez fue niño; nació el último hijo de una familia acomodada, sin embargo, por causas tan grandes, complicadas y absurdas como una guerra mundial, la tranquilidad del hogar terminó abruptamente. La madre dejó al padre, los tío fueron deportados, el padre se dedicó al alcohol y fue dejando a los hermanos desperdigados con familias amigas, sólo se quedó con él, por ser el menor, aunque esta compañía también duró poco puesto que luego de algunos años encontraron al padre muerto, tirado al lado de algún camino.

Nuestro pequeño héroe alternó entonces la vida entre hogares de familiares y la vida en la calle, llegó a ser vendedor ambulante, pájaro frutero y hasta a dormir cubierto con cartones; pero siempre podía volver al hogar de una tía que lo esperaba, alimentaba y educaba, fue así como aprendió a leer y entonces supo que tenía que hacer algo de su vida.

Dejando la adolescencia y llegando a la juventud se dedicó, como el padre a su vez, a realizar mil oficios, desde panadero hasta pescador, pasando por jardinero, vendedor, sparrig de boxeo y profesor de artes marciales, amén de ayudante de albañil y otros mil oficios.

Pero en todas las historias siempre se encuentra un poco de suerte, y para nuestro aventurero ésta llegó en forma de un amigo que se hizo periodista y lo invitó a ser ayudante de sonidista en una radio, en la época en que la radio era tan importante como la televisión hoy en día, o más quizá, puesto que hoy a parte de la tele tenemos al internet, los teléfonos celulares y a la propia radio.

Como sea, el nuestro joven aprendió el oficio y poco a poco conoció a los grandes locutores, lo más cercano a una estrella de la tele hoy en día, que trabajaban con él. Siguiendo con la suerte, ingrediente necesario en un buen cuento, cierto día le ofrecieron un puesto de locutor en algún programa perdido, pero como todo buen protagonista no dejó pasar su oportunidad, se hizo locutor principal, hizo capital, se casó, montó un negocio, dejó la radio, se compró un auto, una casa, tuvo dos hijos, viajó por el mundo, aprendió a hablar otros idiomas, fue presidente de algunos clubes y para sacarse el clavo también fue presidente de la asociación de padres del colegio de sus hijos.

Trabajó con gente importante y luego se dedicó a su familia y a la vejez quiso dedicarse a descansar, pero el genio siempre puede más y un buen día vendió su auto, su casa, sus cosas, sus acciones en varios clubes, todo lo hizo dinero y se fue a buscar la vida.

Se metió en un país perdido, en una provincia olvidada, en un pueblo desconocido, invirtió todo lo que tenía y dejó todo en manos de su hijo y regresó al Perú para finiquitar algunos asuntos.

Mal no le debe haber ido, puesto que este primero está partiendo nuevamente para allá, junto con mi madre a ver a mi hermano.

Si esto fuera un cuento me gustaría inventarle un final de los mejores pero para eso no soy bueno, prefiero dejarlo en las manos de alguien mejor que yo que desde siempre y a través de la vida de mi padre siempre lo ha llevado por caminos insopechados pero afortunados y estoy seguro que ahora seguirá haciendo lo mismo.

Monday, June 21, 2004

PROBLEMAS AGRADABLES

Después de mucho pedir y esperar por fin se dieron las cosas...salió el departamento, hasta que es bonito...grande para los dos, sala, cocina-comedor y una habitación, suficiente para los dos y como decía grande, si consideramos que en ese mismo espacio viven hasta cinco personas y eso es normal en este país...lo malo es que tenemos que amoblar...y en eso se nos van entre unas dos o tres lucas verdes y eso no me gusta nada, ver cómo se va el dinero, el poco dinero que tenemos ahorrado dicho sea de paso...pero por otro lado no quiero irme a vivir a un cuarto vacío y no creo que ella tampoco se lo merezca, así que hay que gastar...pero no por eso me tiene que gustar.

OTRAS COSAS: Ayer pasó un tifón por aquí, primera vez que veo tantos paraguas volar por ahí...el tiempo está cambiado cada vez más y el calor sigue aumentando parece que el verano nunca termina de llegar

Wednesday, June 09, 2004

ALARMADO

Tengo una alarma que me despierta a las 11:45 de la mañana, por si me quedo dormido para recoger mi almuerzo. Otra alarma que suena a la 1:00 en punto, puesto que luego de recoger el almuerzo me echo a dormir nuevamente. Una tercera que se enciende a las 3:00 de la tarde para recordarme que tengo que entrar a trabajar los días que entro a las 4. La alarma que indica que son las 5:00 es la que me avisa que entro a las 6 los otros días. Y por último, tengo la alarma de las 5:30 de la mañana que me recuerda que ya es hora de irme a dormir. Eso sin contar la de las 9:00 de la mañana que sólo uso los martes y jueves que tengo que ir al super para las compras de la semana. Felizmente el celular tiene espacio para programar hasta 20 alarmas, aunque no sé para qué podría necesitar tantas y espero no saberlo nunca.

OTRAS COSAS: La neurosis me persigue desde Perú, no sé cómo ha hecho para conseguir la visa pero ha entrado en el Japón y se ha instalado en mi habitación, no me quiere dejar.